Italian Luxury Hair care

We are Cotril

Nuestro nombre contiene los dos aspectos principales de nuestra identidad. De hecho, COTRIL significa "Cosmetic Tricologycal Laboratory": una compañía independiente especializada en soluciones cosméticas que siempre son el resultado de una meticulosa investigación en nuestro laboratorio.

Desde su fundación en 1971, cosmética e investigación son las características dominantes de nuestro ADN, pero es en 2004 cuando explotan con toda su energía. En ese momento somos testigos de un renacimiento conceptual, técnico y artístico que alcanza a todos los aspectos de COTRIL: desde la estructura hasta la competencia técnica, desde la estrategia hasta la personalidad.

Nuestra misión

Nuestra misión es cumplir deseos y llevar al tocador las herramientas y trucos que se esconden detrás del backstage. Gracias a su alta calidad y sofisticación de sus productos, Cotril se ha convertido en una de las marcas más queridas y utilizadas en los sets de cine, pasarelas de moda y espectáculos tras bastidores, mejorando la imagen de cientos de celebrities italianas e internacionales.

Innovación

Un laberinto para impulsar la creatividad

Somos perfeccionistas. Creemos que la armonía, la salud y la belleza del cabello dependen de la sinergia de todos los cuidados y los tratamientos a los que lo sometamos. Tenemos la certificación de calidad según la norma UNI EN ISO 90001:20008

Calidad Humana

Sin la excelencia, sólo seríamos máquinas

Buscamos la excelencia en la organización interna y en la flexibilidad mental y práctica con la que trabajamos juntos. Se nutre de una filosofía y una lógica del trabajo a medida, porque hacemos todo con nuestras manos, y lo hacemos a la medida de nuestros clientes.

Cosmética ética

Nuestros productos buscan reducir al mínimo el impacto sobre el planeta

Porque ponemos como objetivo el respeto y el deseo de conservar todo lo que hay de bueno en él. Nuestro método sostenible y nuestro espíritu de conservación no se limitan al medioambiente, sino que se convierten en un código ético para todo el trabajo como en las relaciones que construimos con nuestros clientes: profesionales, duraderas, capaces de generar valor para todos.